10 de marzo de 2005

Y seguimos avanzando...

Bueno, continuando con mi último post, el sábado que fui a casa de javier, me encontré allí por sorpresa con Marian. A javier no le dio tiempo de avisarme y Marian tampoco lo esperaba. Total, que imaginaros mi sorpresa cuando me la encontré allí después de todo lo que ha pasado. En fin, hice de tripas corazón y al toro. Aparentemente fue una conversación cordial, pero yo me sentí bastante incómodo todo el tiempo. Cuando, después de unas horas, Marian se fué, se despidió de todo el mundo, de mi incluido, y, cuando estaba saliendo por la puerta, salí con ella y hablé en privado. Estaba un poco deprimida y la intenté animar pero sin mucho efecto por lo visto, luego le di un abrazo que no me fué correspondido, y se fué. En fin, yo ya me habia olvidado de ella como pareja pero ahora y muy a mi pesar, me he olvidado de ella como amiga. Me a demostrado que no puedo confiar en ella y no ha estado ahí cuando la he necesitado. No contesta las llamadas, no responde los mensajes, y cuando tiene algún problema se lo comenta a otras personas en vez de a mí, que soy la persona con la que mas ha convivido desde que ha llegado. Me ha hecho mucho daño y creo que no me lo merezco, al contrario creo que me he portado muy bien con ella.
Por lo tanto, para mi, toda esta historia ya está olvidada. Es triste no poder quedar con una persona ni para tomar un café, pero así es la vida.

No hay comentarios: