20 de febrero de 2006

Viaje por Nueva Zelanda
















Bueno, tal y como os dije, aquí os dejo en forma de texto, todos los sucesos y acontecimientos que han ido pasando durante estos dias de viaje por Nueva Zelanda.

Por cierto, la foto que estáis viendo es la camper (furgoneta) que finalmente alquilamos para Nueva Zelanda. Es un engendro un poco raro que quiere ser espaciosa y aprovechable pero no lo consigue. Su nombre es Spaceship, y por nosotros era conocida como Spaceshit. No hace falta decir mas.

DIA 1

Christchurch.

Llegamos a Christchurch, en la isla sur de Nueva Zelanda, llegamos sobre las 3 de la tarde, y fue imposible encontrar coche, caravana o algo que se le parezca. Claro, aquí es verano, o sea que es temporada alta, asi que no hubo manera de encontrar nada.

Bueno, sin desalentarnos, cogimos un autobús que nos llevo hasta el centro de la ciudad, y allí lo primero que hicimos fue buscar alojamiento para la primera noche. Por la calle nos encontramos con una pareja de ingleses bastante majos y fuimos con ellos en busca de backpackers, finalmente encontramos uno por 25 $ la noche y nos quedamos en el. Era una habitación de 4 literas, estabamos nosotros 3 y el chico ingles. Para quien no lo sepa viajamos tres personas, mi amigo Manel, una amiga japonesa, Aya, y yo. Bueno, por la tarde, después de descansar un poco y dejar las maletas fuimos por la ciudad en busca de medio de transporte, finalmente dimos con una empresa que alquilaba una especie de monovolumen adaptado para 2 o 4 personas, para poder dormir dentro y con una pequeña cocina y nevera. Nos dieron los precios y por la tarde estuvimos barajando las diferentes opciones, asi que al final decidimos quedarnos con la furgoneta pero la de 4 plazas, ya que solo era un poco mas cara, pero en la de 2 no cabiamos, asi que era necesario. Pues nada, nos fuimos a dormir prontito porque al dia siguiente habia que ir a buscar la furgoneta y teniamos mucho camino por delante...

DIA 2

Chistchurch otra vez

Nos levantamos a las 8, porque a las 9 abrian la oficina de las campers (furgonetas adaptadas), a las 9 estabamos alli como un clavo, pero... primer problema, no habian campers de 4 plazas disponibles, asi que después de mucho meditar, nos decidimos a coger la de 2 plazas pero alquilamos tambien una tienda de campaña y un saco de dormir, asi estariamos mas amplios. Bueno, siguiente cagada, nos dicen que hasta las 2 de la tarde no estaria la camper preparada, asi que nada, nos harmamos de valor y a hacer un poco de turismo por la ciudad para hacer tiempo antes de coger la furgoneta. A las 2, por fin cogimos la camper y nos fuimos camino de Hanmer Springs, unos baños termales que estaban como a unas 5 horas de camino, pero nos perdimos y llegamos media hora tarde. Asi que nada, buscamos un sitio donde aparcar la camper y decidimos pasar la noche alli, con el incoveniente claro, de que como he comentado es para dos personas y bueno, tuvimos que hacer malabarismos para meternos ahí los tres. El dia habia acabado, era el segundo dia, y nosotros no habiamos visto nada de lo previsto...

DIA 3

Hanmer Springs y Costa Este

Por la mañana, nos levantamos tempranito y nos fuimos a Hanmer Springs. Esta vez si que llegamos a tiempo. Hanmer Springs son unas aguas termales ricas en todo tipo de minerales y con temperaturas con una media de 35 grados. Estuvimos alli como unas 2 horas, y la verdad es que nos fue muy bien, porque luego nos pudimos dar una ducha, que ya llevabamos mas de un dia sin ducharnos, porque la camper no tiene ni ducha ni lavabo, asi que nos tenemos que buscar siempre la vida para ese tipo de cosas.

Al cabo de un rato comimos algo y emprendimos el viaje hacia el norte de la isla, por la carretera de la costa este. La verdad, es que los parajes son espectaculares, mires donde mires te quedas embelesado. Hay un contraste espectacular, a un lado de la carretera, un frondoso bosque y al otro lado, todo el océano por delante. Vimos un area de descanso al lado del mar y decidimos parar a echar un vistazo. Fuimos caminando por la playa un rato y cuando nos acercamos a unas rocas vimos... a una foca!!! Si si, una foca en la playa, es que de verdad que es increíble cuando te encuentras a un animal asi a un metro de distancia de ti en pleno estado salvaje, no tiene nada que ver comparado cuando los ves en zoologicos. Bueno, después de la agradable sorpresa, proseguimos el viaje, haciendo un par de paradas mas igual de espectaculares que la anterior. Como ya estabamos cansados de tanto conducir decidimos pararnos en un pequeño pueblo costero, asi que divisamos unas cuantas autocaravanas en medio de la oscuridad de la noche y decidimos meternos alli, pensando que seria un area de descanso. Dicho y hecho, paramos, hacemos la cena, preparamos todo para dormir, y mas tarde, dando una vuelta, descubrimos que era una Camping, pero recepcion habia cerrado ya, asi que no podiamos avisar a nadie de nuestra llegada. Vimos que recepcion habria a las 8 de la mañana, asi que nuestro plan fue levantarnos a las 6 de la mañana para ducharnos y salir de alli pitando antes de que nos viera nadie, asi nos ahorrabamos pagar la noche alli. Y asi lo hicimos, antes de las 8 salimos de alli y nadie nos dijo nada. Esa fue nuestra primera noche de pillerias, la primera de unas cuantas...

DIA 4

Picton, Nelson y Parque Natural Abel Tasman

Por la mañana nos dirigimos rumbo al norte, paramos en un pueblo llamado Picton, que es donde se coge el ferry para ir a Wellington, que esta en la isla norte. Mas tarde paramos en Nelson, alli fuimos a la oficina de información, porque queriamos ir al parque nacional de Abel Tasman, pero no sabiamos por donde empezar. Recogimos un monton de folletos informativos y nos fuimos a tomar un café para meditar todas las opciones. Finalmente decidimos hacer una caminata por el parque nacional ese mismo dia por la tarde y un tour en kayak al dia siguiente. Con todas las ideas claras, nos dirigimos a Marahau, pequeño pueblo costero desde donde salen todos los tours hacia el parque nacional Abel Tasman. Como vereis con algunos nombre como los de Marahau y otros, son algo especiales y es que han mantenido los nombres que les dieron los Maoríes. Una vez llegamos allia, reservamos el tour en kayak para el dia siguiente y decidimos hacer una caminata dentro de las muchas rutas que ofrece el parque. Desde unas horas a varios dias caminando y acampando. Para llegar al punto donde queriamos ir, tuvimos que pagar un barco-taxi, estan por doquier, y llevan a los turistas a los puntos del parque nacional que quieran ver. Nos dijeron que desde el punto donde nos dejaba el barco-taxi, hasta el pueblo, caminando por todo el parque nacional habria como unas 4 horas y media. En principio no nos parecio mucho, y ademas pensamos que eso seria a paso lento, asi que pensabamos hacerlos en 3 horas a paso ligero. Bueno, pues llegamos a la playa del parque nacional, subimos las escaleras para emprender el viaje hacia el pueblo, y tardamos... 4 horas y media. Si si, lo que nos habian dicho, madre mia, que palizon de viaje. Yo al final estaba con la lengua fuera. Pero bueno, en contraposición a todo esto, decir, que el parque nacional Abel Tasman es algo maravilloso. Nada mas empezar nos encontramos con una especie de paloma verde gigante, parecida a un loro, y mas bichejos, todos ellos en estado salvaje claro está, que es lo emocionante de Nueva Zelanda. Cuando llegamos caminando al pueblo, nos encontramos con uno de los típicos puestos de fruta de Nueva Zelanda. Son unos puestos de madera, que hay a un lado de la carretera, donde los granjeros dejan sus frutas y verduras y una caja metálica para meter dinero. Es decir, tu te paras, miras si algo te gusta, lo coges, y lo pagas. Luego por la noche, el granjero viene y coge la recaudación. Esto, claro esta, solo puede funcionar aquí, porque pones un puesto asi en España, y el primer dia, te desaparece la fruta, la caja de la recaudación y hasta el puesto de madera. Por eso digo que Nueva Zelanda es diferente.

Al volver al pueblo, buscamos un camping y esta vez si, pagamos como buenas personas ;-D, y asi tuvimos la oportunidad de cocinar en una cocina decente, ducharnos, lavar y secar ropa, etc...

DIA 5

Parque Nacional Abel Tasman.

Este tenia que ser un gran dia. Cogimos un autobús en la agencia de tours que nos llevo hasta la playa. Alli cogimos una lancha que nos llevo hasta una playa del parque nacional Abel Tasman. Una vez en la playa, las explicaciones previas sobre el funcionamiento del kayak, equipamiento, etc... y nos ponemos manos a la obra. A mi me tocó con el guia. Empezamos a remar, y al cabo de 30 minutos mas o menos, la primera parada, una reserva marina natural. Llegamos a unas rocas y empiezo a ver focas, leones marinos, pingüinos y varias especies de aves, todas a pocos metros de distancia de mi kayak, vuelvo a repetir que es toda una experiencia tener a animales salvajes tan cerca de ti. Aunque para ser honestos, tambien tengo que decir, que estos animales deben estar bastantes acostumbrados a estar rodeados de personas, ya que ni se inmutaron ante nuestra presencia. La siguiente parada fue en una playa desierta, donde no habia casi nadie, allí desyunamos algo y entablamos amistad con el grupo, gente de Inglaterra, Nueva Zelanda, Suiza, etc... Seguimos remando un buen rato viendo parajes espectaculares, y la siguiente parada fue ya para comer, esta vez estabamos en una playa que era una auténtica pasada completamente solos, todo un paraíso. Mientras el guia preparaba la comida, fuimos a dar una vuelta, y nos encontramos un velero encallado en la arena, por lo visto, la marea habia bajado tanto que se habia quedado alli sin poder salir. En definitiva, fue un dia irrepetible.

Cuando acabamos el tour, volvimos al pueblo pero claro, nos queriamos duchar y no teniamos donde hacerlo, asi, que entramos de estranquis en el camping del dia anterior, y nos duchamos los tres. Todo fue bien, y cuando salimos emprendimos viaje hacia la costa oeste, con destino Westport. Durante ese trayecto hicimos noche en un paraje maravilloso pero lleno de mosquitos, cuyo nombre no consigo recordar. Dormimos otra vez dentro de la camepr los tres.

DIA 6

Westport, Punakaiki y Hokitika.

Nos levantamos temprano y desayunamos algo en la camper, aunque fue prácticamente imposible por la cantidad monstruosa de mosquitos que habia. Emprendimos el camino hacia Westport, haciendo algunas paradas antes de llegar, y visitando algunos acantilados con leones marinos otra vez y demas animalillos varios, llegamos sobre el medio dia a Westport, comimos algo y fuimos a la oficina de información para contratar una excursión que hariamos al dia siguiente. Una vez hecho esto nos dirigimos hacia el glaciar Franz Josef, pero antes de llegar, hicimos una paradita en Punakaiki, donde la marea junto con la erosion y el paso del tiempo, ha dejado un espectáculo maravilloso de rocas con unas formas increíbles, cuevas, cascadas, etc... Después seguimos hasta Hokitika, un pueblo muy pintoresco inspirado en el lejano Oeste americano, llegamos hasta la playa, y pasamos alli una hora mas o menos, viendo la puesta de sol. Una vez mas, fue un momento para recordar. Mas tarde, sobre las 10 de la noche llegamos a nuestro destino, el glaciar Franz Josef, allí en el pueblo, buscamos otro camping, y aquí volvio a entrar otra vez en juego la picaresca espanyola, esta vez simplemente dijimos que eramos 2 personas, y asi tocaba menos a pagar a cada uno, jejeje. Cenamos, nos duchamos, etc... y nos preparamos para la gran aventura que nos esperaba al dia siguiente.

DIA 7

Glaciar Franz Josef y Fox Glaciar.

A las 10 de la mañana estabamos en las oficinas del glaciar, alli nos dieron todo el equipo necesario para hacer escalada en el hielo, esto es, botas, unos adaptadores con clavos para las botas, guantes, abrigo de gore-tex, etc... Nos toco una guia muy maja que fue dando todo tipo de explicaciones sobre el glaciar etc... durante todo el camino. Para los que no lo sepais, un glaciar en una formación de hielo enorme, es decir, como una montaña de hielo, y este estaba en medio de una montaña natura, con sus pinos, etc... El contraste entre un bosque forestal y en medio un glaciar inmenso era increíble. Pues bien, llegamos al glaciar, nos ponemos las botas con los clavos para poder escalar y vamos para arriba. No tengo palabras para describir lo que se siente, escalando un glaciar, a veces por rutas poco exploradas, pasando grutas y cuevas heladas, cascadas de hielo, clavando con firmeza los clavos, porque sino se tiene la impresión de que te puedes caer al vacio, pasando grietas tan estrechas que tienes que pasar de lado y tu cara roza contra la pared de hielo, etc... Bueno amigos, toda una experiencia una vez mas. Duró unas 5 horas, luego bajamos al tierra firme, ufff por fin, jejeje y una vez allí, cogimos la camper y nos dirigimos costa oeste dirección sur. Paramos unos 30 minutos después, en una playa muy poco habitada en Fox Glaciar. Allí cocinamos algo en la camper e hicimos noche escuchando el leve murmuro de las olas y mirando el cielo que me pareció mas estrellado que nunca.

DIA 8

Wanaka

El 8 dia fue prácticamente un dia de viaje. Ya que nuestro proximo destino era Queenston pero para llegar alli habia que conducir durante varias horas. Asi que nos levantamos por la mañana, esta vez no temprano, sino sobre las 12, ya que teniamos bastante sueño acumulado de la exursion por el glaciar. Emprendimos el viaje y llegamos a un pequeño pueblo de montaña que esta a unos 100 kilometros antes de llegar a Queentown. Allí comimos algo y decidimos quedarnos a descansar ya que el dia habia sido bastante pesado conduciendo. Después de comer, fuimos a un lago inmenso que hay en el pueblo, donde parece que no pase el tiempo, la tipica postal de película. Una calma y una quietud constantes, un muelle, un lago con el agua cristalina, patos salvajes en la orilla, y de fondo, las frondosas montañas de un parque natural. Puede haber algo mas maravilloso? Manel se fue a dormir con Aya a un Bed and Breakfast, y yo me fui a dormir solo a un camping. Quedamos por la noche a las 9 en un bar, para tomar algo. Cuando fui a pagar, es cuando me di cuenta de que habia perdido una pequeña cartera, donde llevaba la tarjeta de credito australiana y el D.N.I. español. Estuve toda la noche pensando que al dia siguiente tenia que llamar al banco australiano para que me cancelaran la tarjeta, etc... Tomamos unas cervezas y al cabo de unas 2 horas cada uno volvimos para nuestro alojamiento, y en ese trayecto hacia el camping, es donde encontre mi cartera!!! Buff, que alivio, de verdad. Asi que esa noche dormí tan agustito, pensando que tenia un problema menos con el que contar.

DIA 9

Queenstown

Vaya mierda de dia!!! Con perdón. El dia empezó prometiendo. Por la mañana pasé a recoger a Manel y a Aya por el Bed and Breakfast. La idea inicial era ir al pueblo de Queenstown, que es la capital mundial de los deportes de aventura (rafting, Beijing, etc...) Yo queria hacer algo, aunque todavía no sabia el que, pero a Manel y Aya no les aprecia hacer ninguna actividad de riesgo y preferian esperarme.

Pues bien, llegamos a Queenstown, aparcamos y vamos a recopilar información sobre deportes de aventura para que yo escogiera alguno por la tarde. Cuando ya había mas o menos decidido, volvemos al coche para ir a comer algo y, cual fue nuestra sorpresa al descubrir que nos habian puesto un cepo. Por lo visto, en ese parking se tenia que pagar por adelantado, no es como en España, donde dejas el coche y cuando vuelves pagas según el tiempo que hayas estado. Pues bien, le dimos todas las explicaciones posibles al personal alli presente, pero no hubo ninguna forma de que nos perdonaran la multa. Finalmente tuvimos que pagar 212 $ del ala, que maldita gracia me hizo. Además, y por si esto fuera poco, descubrimos que nos faltaba una pieza del retrovisor derecho de la camper, y que el parachoques estaba partido por debajo. Bueno, pues resulta, que al alquilar la camper, tuvmos que firmar un depósito de 1000 $ por si le pasaba algo a la camper, pero no pagando en efectivo, sino que tuve que dejar mi número de la tarjeta de credito para que puedieran cobrar si pasaba algo. Tan solo ante la idea de que me pudieran cobrar ese importe al devolver la camper, repentinamente se me quitaron las ganas de todo. Ante lo que ya me habia gastado en la multa y lo que me podia gastar con los desperfectos de la camper, ya agoté mi presupuesto para deportes de aventura ese dia. Así que estuve todo el puto dia de mala leche, visitando la capital mundial de los deportes de riesto, sin poder practicar ninguno de ellos.

Bueno, resignación, que remedio. No puedo permitirme el lujo de estar cabreado en un sitio asi. Estoy teniendo un privilegio que muchos quisieran para si, y por lo tanto debo aprovecharlo al máximo. En resumen, a la camita y mañana será otro dia.

DIA 10

Milford Sound y Te Anau

Bueno, después del dichoso dia, fuimos camino de Milford Sound. Un punto turístico de interes general donde, al parecer se podían apreciar bonitas cascadas.

Pasamos prácticamente toda la mañana conduciendo y sobre las 4 de la tarde llegamos a Milford Sound. Allí cogimos un barco que nos dio una vuelta durante un par de horas. En ese trayecto, que transcurria en unos estrechos que iban a parar al océano, pudimos ver grandes cascadas en medio de una jungla tropical y, una vez mas, focas en estado salvaje. Todo precioso, como siempre.

Ah, se me olvidaba comentar que, para llegar a Milford Sound, hay que bajar un puerto de montaña bastante pronunciado. Al llevar una furgoneta automática, no controlábamos muy bien el tema de las marchas, ya que, al parecer, hay una marcha que sirve para ese tipo de situaciones, es una marcha con una relación corta. Pero lo desconocíamos, así que fuimos todo el trayecto con la D (Directa). Pues bien, en un momento de la bajada, empezamos a oler a quemado y vimos como salía un humo blanco espeso de las ruedas. De repente, decidimos parar, pero los frenos no respondían. Tuvimos que intentarlo varias veces y finalmente la camper se detuvo. Aquel escandaloso humo blanco, y el repugnante olor a quemado nos preocuparon bastante, hasta que caímos en la cuenta, de que habiamos utilizado demasiado los frenos y se ha bian calentado demasiado. Probablemente, ese humo, era de las pastillas de freno, así que decidimos esperar unos 30 minutos, hasta que se enfriaron, y finalmente pudimos continuar nuestro viaje. Pero el susto que nos llevamos fue bastante gordo, en esa pendiente y sin frenos.

Cuando acabamos la excrusión, emprendimos el viaje de nuevo, e hicimos noche en un pueblecito llamado Te Anau. Esta vez si pagamos religiosamente los 3, nos dimos una buena ducha y una buena cena, y a descansar para el dia siguiente.

DIA 11

Mt. Cook (Monte Cook)

Este fue un dia prácticamente de viaje. La idea era llegar a Mt. Cook por la tarde, pero para ello habia que conducir durante todo el dia, así que nos pusimos manos a la obra. Empecé conduciendo yo, y al cabo de una hora aproximadamente, cruzamos a un coche patrulla, veo que da un trompo en medio de la carretera, pone las luces y la sirena y nos empieza a perseguir. Aquella era como las películas de americanas.

Me detuve en el arcén, el policia paró detrás de nosotros, bajó de su coche y se acercó hasta mi ventanilla. Resulta que el límite para esa carretera era de 100 Km/hora y yo iba a 118 Km/h, 18 Km mas de lo permitido. El policia me pidió mi carnet de conducir, aquí me volví a cagar, porque solo llevaba el español, y esta prohibido conducir fuera de Europa con ese carnet, se necesita la licencia internacional de conducir. Además, manel iba en el asiento de atrás, durmiendo sin cinturón y con el asiento girado en vez de la posición obligatoria hacia delante. Por si fuera poco, las cortinas de atrás estaban todas cerradas con lo cual no habia visibilidad. En fin, entre una cosa y otra, pensaba que nos iba a caer la del pulpo. Pero no, el policia se llevo mi carnet, fue a su coche, y al cabo de un rato volvíó, me devolvió el carnet y de regalo una bonita multa de 120 $ por el exceso de velocidad. Joder, si que me van a salir caras estas vacaciones.

Bueno, después del cabreo inicial, tomé la decisión de que este incidente no me amargara el dia, como 48 horas antes, así que seguimos el viaje y sobre las 8 pm, llegamos a Mt. Cook, un lugar en medio de la nada, un punto alejado del mapa, donde no habia mas que 3 o 4 hostales de montaña. Ni gasolinera, ni supermercados, ni nada de nada. De veras, para los que hayáis visto el señor de los anillos, aquello parecía la Tierra Media, solo me faltaba ver por allí a los elfos y a los enanos.

Paramos en un hostal, pero estaba todo lleno, luego fuimos a otro, pero nos cobraban 50 $ por cabeza, por dormir en unas literas, y nos parecia excesivo, así que decidimos dormir otra vez los 3 en la camper, en una especie de explanada, donde habían aparcadas varias autocaravanas. Fuimos a dormir pensando en hacer algún paseo por la montaña al dia siguiente.

DIA 12

Mt. Cook – Lake Tekapo

8 de la mañana, oímos que alguien pica insistentemente al vidrio de la camper, Manel abre a ver que pasa, y una guarda forestal nos explica que al parecer no era un sitio gratuito y que para acampar habia que pagar 6 euros cada uno la noche anterior. Yo lo estaba escuchando todo desde dentro, así que me escondo debajo del edredón y ella solo ve a dos personas, asi que pagamos por dos ;.D Al cabo de un rato fuimos a desayunar a un café cercano, porque no nos quedaba prácticamente nada para comer. Al salir, fue cuando nos dimos cuenta de que estabamos en reserva y no habia ninguna gasolinera cercana. Así que preguntando, nos dijeron que habian un par de surtidores pero que habia que pagar con tarjeta de crédito y que además era bastante mas caro que el precio habitual. Ya nos hicimos a la idea y fuimos para allí, para poner algo de gasolina para poder llegar al pueblo mas cercano. Llegamos allí, pero al cerciorarnos de que ninguna de nuestras tarjetas valía, tuvimos que pedir el favor a una pareja francesa, de que pagaran con su tarjeta de crédito y nosotro les pagamos en efectivo. Una vez superado este problemilla, nos fuimos al pie del Mt. Cook, para emprender una excursión de unas 3 horas y media hasta llegar a un lago. Pero a mi me dolia bastante la espalda de la noche anterior, así que a los 20 minutos me volví a la camper, desde donde me puse a escribir todo esto en mi portátil, y Manel y Aya continuaron. Al cabo de unas 3 horas volvieron y nos fuimos ruta de Lake Tekapo. Antes paramos a comer algo, y llegamos a Lake Tekapo sobre las 6 de la tarde. Allí nos fuimos a un camping, y pasamos el dia descansando con magnificas vistas al lago.

DIA 13

Christchurch - Akaroa

Nos levantamos sobre las 8 de la mañana, y fuimos al pueblo a desayunar algo. Mas tarde, nos dirigimos hacia algún mirador donde pudimos admirar el lago Tekapo en toda su majestuosidad. De nuevo, emprendimos viaje hacia Christchurch, nuestro primer y último destino. Allí paramos en un centro comercial y comimos algo. Después de esto, buscamos una playa cercana, donde pasamos un par de horas durmiendo y alejados del mundanal ruido. Este era uno de los últimos dias, así que ya nos quedaban pocas cosas por visitar y poco tiempo también. Con lo cual estos últimos dias fueron mas de relax mas que de otra cosa. Mas tarde, llegamos a un pueblecito a medio camino de Akaroa. Bueno, decir que llegamos es decirlo muy alegremente, porque nos quedamos sin gasolina en el pero momento, era de noche, no encontrabamos ninguna gasolinera abierta, y ya nos temiamos que tendríamos que dormir en la cuneta de una carretera semi-abandonada. Finalmente, se hizo la luz, y cuando el indicador de gasolina no podia estar mas bajo, llegamos a un pueblito y allí habia un camping. Para allá fuimos dispuestos, pagamos unos 7 $ cada uno, cocinamos y nos fuimos a dormir, dentro de la camper claro.

DIA 14

Akaroa – Christchurch

Nos levantamos sobre las 9 de la mañana, y entonces, es cuando pudimos admirar el lugar donde habíamos llegado la noche anterior. No era un camping normal, era un camping y una especie de zoológico de aves al mismo tiempo. Mientras desayunábamos, ibas desfilando a nuestro alrededor pavos reales, gallinas con sus polluelos, patos y demas aves que no sabría identificar. Como siempre, otra sorpresa agradable. Bueno, también comentar que la noche anterior estábamos en este mismo lugar cenando a la luz de la luna, porque no habia otro tipo de iluminación, y me pegué un buen susto cuando oímos unos ruidos detrás de la maleza, y algo me rozó la pierna. Era un erizo!!! Habian un par por allí, debajo de nuestra mesa, y se paseaban como si nada. En fin, volviendo al dia en cuestión, después de desayunar, bajamos al pueblo, pusimos gasolina, y esta vez si, llegamos a Akaroa después de una hora de viaje. Akaroa es una antigua colonia francesa y es un pueblecito precioso, con un aire y un nosequé que te dejan maravillado cuando recorres su bahía. Se respira una tranquilidad y una calma difíciles de obtener en otros sitios. Me quedé maravillado con ese lugar. Estuvimos paseando un rato, mas tarde fuimos a comer, y sobre las 3, limpiamos un poco la camper por dentro y por fuera y emprendimos el viaje de vuelta rumbo a Christchurch, porque teníamos que devolver la camper a las 5 de la tarde. Llegamos 15 minutos antes de lo previsto, le pegamos un último repaso a la furgoneta y entramos en el local algo acojonados. Recordad que habia una parte del parachoques delantero que estaba partida y que faltaba una pieza del retrovisor derecho. Yo ya estaba pensando en los 1000 $ que me cargarian en mi tarjeta de crédito si se empezaba a dar cuenta de todo esto. Pero, afortunadamente no pasó nada, la devolvimos sin el menor problema y nos fuimos de allí encantados.

Mas tarde fuimos a un backpacker a dejar las maletas y contratamos un servicio de recogida para que nos llevara a las 4 de la madrugada del dia siguiente al aeropuerto, vuelta a Brisbane. Ahora mismo estoy escribiendo esto desde un cyber, hemos dejado las maletas en el backpacker y dentro de un rato tengo que reunírme con Manel y Aya para ir a cenar algo. Asi que nos os puedo contar como acabará el dia porque todavía no lo sé. Pero imagino que nada emocionante, porque para nosotros ya se ha acabado el viaje.

Un abrazo enorme a todos, que os echo mucho de menos. Perdonad por las faltas de ortografía, porque esta vez he escrito en lugares insospechados y, por último, espero que nuestras aventurillas por nueva zelanda os resulten entretenidas y amenas. Un beso a todos.

Salu2. Alex.

1 comentario:

Tomas Vernet dijo...

Alex te cuento que etsoy empezando un blog en donde mi idea es armar una comunidad de deportistas y aventureros. La idea es intercambiar datos de lugares y deportes gratuitamente. Te invito a participar http://dxtremo.blogspot.com